domingo, 29 de noviembre de 2009

El principito (Antoine de Saint-Exupéry)

El quinto planeta era muy curioso. Era el más pequeño de todos, pues apenas cabían en él un farol y el farolero que lo habitaba. El principito no lograba explicarse para qué servirían allí, en el cielo, en un planeta sin casas y sin población un farol y un farolero. Sin embargo, se dijo a sí mismo:"Este hombre, quizás, es absurdo. Sin embargo, es menos absurdo que el rey, el vanidoso, el hombre de negocios y el bebedor. Su trabajo, al menos, tiene sentido. Cuando enciende su farol, es igual que si hiciera nacer una estrella más o una flor y cuando lo apaga hace dormir a la flor o a la estrella. Es una ocupación muy bonita y por ser bonita es verdaderamente útil".

Cuando llegó al planeta saludó respetuosamente al farolero:
-¡Buenos días! ¿Por qué acabas de apagar tu farol?
-Es la consigna -respondió el farolero-. ¡Buenos días!
-¿Y qué es la consigna?
-Apagar mi farol. ¡Buenas noches!
Y encendió el farol.
-¿Y por qué acabas de volver a encenderlo?
-Es la consigna.
-No lo comprendo -dijo el principito
-No hay nada que comprender -dijo el farolero-. La consigna es la consigna. ¡Buenos días!
Y apagó su farol.Luego se enjugó la frente con un pañuelo de cuadros rojos.-Mi trabajo es algo terrible. En otros tiempos era razonable; apagaba el farol por la mañana y lo encendía por la tarde. Tenía el resto del día para reposar y el resto de la noche para dormir.
-¿Y luego cambiaron la consigna?
-Ese es el drama, que la consigna no ha cambiado -dijo el farolero-. El planeta gira cada vez más de prisa de año en año y la consigna sigue siendo la misma.
-¿Y entonces? -dijo el principito.
-Como el planeta da ahora una vuelta completa cada minuto, yo no tengo un segundo de reposo. Enciendo y apago una vez por minuto.
-¡Eso es raro! ¡Los días sólo duran en tu tierra un minuto!
-Esto no tiene nada de divertido -dijo el farolero-. Hace ya un mes que tú y yo estamos hablando.
-¿Un mes?
-Sí, treinta minutos. ¡Treinta días! ¡Buenas noches!
Y volvió a encender su farol.
El principito lo miró y le gustó este farolero que tan fielmente cumplía la consigna. Recordó las puestas de sol que en otro tiempo iba a buscar arrastrando su silla. Quiso ayudarle a su amigo.-¿Sabes? Yo conozco un medio para que descanses cuando quieras...
-Yo quiero descansar siempre -dijo el farolero.Se puede ser a la vez fiel y perezoso.
El principito prosiguió:-Tu planeta es tan pequeño que puedes darle la vuelta en tres zancadas. No tienes que hacer más que caminar muy lentamente para quedar siempre al sol. Cuando quieras descansar, caminarás... y el día durará tanto tiempo cuanto quieras.
-Con eso no adelanto gran cosa -dijo el farolero-, lo que a mí me gusta en la vida es dormir.
-No es una suerte -dijo el principito.
-No, no es una suerte -replicó el farolero-. ¡Buenos días!Y apagó su farol.
Mientras el principito proseguía su viaje, se iba diciendo para sí: "Este sería despreciado por los otros, por el rey, por el vanidoso, por el bebedor, por el hombre de negocios. Y, sin embargo, es el único que no me parece ridículo, quizás porque se ocupa de otra cosa y no de sí mismo . Lanzó un suspiro de pena y continuó diciéndose:"Es el único de quien pude haberme hecho amigo. Pero su planeta es demasiado pequeño y no hay lugar para dos... "
Lo que el principito no se atrevía a confesarse, era que la causa por la cual lamentaba no quedarse en este bendito planeta se debía a las mil cuatrocientas cuarenta puestas de sol que podría disfrutar cada veinticuatro horas...

jueves, 26 de noviembre de 2009

El Estado irlandés pide perdón por su connivencia con los sacerdotes pederastas

Por segunda vez en sólo unos meses, Irlanda ha conocido un informe escalofriante sobre abusos cometidos por miembros de la jerarquía católica. En mayo un documento desveló el abuso sistemático al que fueron sometidos durante décadas los niños acogidos en inclusas y orfanatos religiosos. Hoy el Gobierno irlandés ha publicado un segundo informe sobre los abusos cometidos en la archidiócesis de Dublín.

El documento lo ha presentado el ministro de Justicia, Dermot Ahern, y consta de más de 700 páginas que abarcan un periodo entre 1975 y 2004. En ninguna de ellas aparecen los nombres de las víctimas o de los agresores, suprimidas para no invalidar futuros procesos judiciales. Elaborado por una comisión independiente, el informe se centra en 46 casos. La orden de los Hermanos Cristianos ya ha prometido 145 millones de euros a modo de reparación.

El informe es tremendamente embarazoso para la jerarquía de la Iglesia católica irlandesa, a la que acusa de encubrir sistemáticamente los casos de abusos y pederastia para "mantener el secreto, evitar el escándalo y proteger su reputación".

Luego la Iglesia se echa las manos a la cabeza por la homosexualidad, por el aborto, salen a las calles a pedir que se respete la familia

Sin comentarios.


fuente: http://www.elmundo.es/elmundo/2009/11/26/internacional/1259246855.html

sábado, 21 de noviembre de 2009

Ricardo Arjona

Descubri a Ricardo Arjona hace años, en un programa de radio del cual yo era ferviente seguidora. Nunca me compré ningún disco suyo, pero algunas canciones me han acompañado siempre, y lo seguiran haciendo. Una de ellas es la que vamos a compartir. Me hizo un nudo en la garganta la primera vez que la escuché, y me lo sigue haciendo ahora, casi 15 años después. Hoy me ha venido a la mente...y aquí la tenemos.

video